Las lesiones no gustan nada. De hecho, pueden ser francamente deprimentes. Ya sean leves y «soportables» o severas y debilitantes, las lesiones pueden hacernos sentir desamparados y cuestionar nuestra pasión por las artes aéreas. Aquí, en 4Elements, creemos que la prevención es mejor que curar cuando se trata de lesiones aéreas y por ello hemos desarrollado unas metodologías libres de riesgos innecesarios para nuestros practicantes.

Porque es mejor aprender estas cosas teóricamente y no gracias a la experiencia, aquí te dejamos 5 mejores para prevenir lesiones relacionadas con las prácticas aéreas.

 

1. Hacer un buen calentamiento y una correcta vuelta a la calma. Calentando a fondo antes de tu clase o sesión de entrenamiento, aumenta gradualmente su sistema cardiovascular,  se eleva la temperatura de tu cuerpo y aumentar el flujo de sangre a los músculos. Esto puede ayudar a reducir el dolor muscular y disminuir el riesgo de lesiones. La vuelta a la calma después del entrenamiento permite una recuperación gradual de la frecuencia cardíaca y la presión arterial.   Sabemos que es un desafío, tanto para los instructores aéreos como para los estudiantes, hacer un tiempo de calentamiento completo durante la clase (¡hay tantas actividades aéreas divertidas para hacer!). Sin embargo, hacerlo no solo disminuirá el riesgo de lesiones, sino que elevará el ritmo cardíaco durante 6-8 minutos y progresivamente y activamente, estirará y fortalecerá todos los principales grupos musculares. En este tiempo, repararás tu cuerpo y tu mente para aprender y explorar nuevos trucos y combinaciones, haciendo que tu clase o sesión de entrenamiento sea más exitosa y agradable.

2. Presta atención. Aprender nuevo material en los aparatos aéreos es emocionante y divertido, pero como sabes, hay un cierto peligro involucrado.   Asegúrate de comprender completamente el truco o la caída en la que está trabajando en clase antes de intentarlo. Haz preguntas a tu instructor, pídele que lo demuestre nuevamente si así lo precisas. ¿Prefieres perfeccionarlo antes de llevarlo más arriba? ¡No tengas miedo de hablar, tu instructor está aquí para ayudarte! Escucha, observa, pregunta y entrena inteligentemente, esto te ayudará a mantenerte seguro y libre de lesiones en el aire.

3. Tomar un día de descanso. Toma, al menos, 1-2 días de descanso aéreo por semana y permite que tu cuerpo y tu mente se recuperen. Ve al cine  con amigos, disfruta de un tranquilo paseo por la naturaleza, haz yoga, baila… Recarga completamente para que cuando vuelvas al aire, vengas renovado e inspirado para aprender y crear al más alto nivel.  

4. Cuida tus músculos y articulaciones. Masajes, tratamientos quiroprácticos, acupuntura, rolfing, terapia física o cualquier tipo de trabajo corporal que funcione. Cada persona es un mundo y probablemente cada uno necesitará uno distinto, aunque las molestias sean las mismas. Asegúrate de recibir tratamientos regulares y de calidad. Investiga, prueba, pregunta a tus compañeros y profesores  qué prefieren y con qué ha tenido éxito, ¡pero asegúrate de hacer algo! La mantenimiento de calidad reducirá el riesgo de lesiones, acelerará las recuperaciones y hará maravillas en tu mente y tu espíritu.

5. Sé paciente. No te compares con los demás. No te frustres si hay otros que aprendan más rápido que tú. Si tú sólo entrenas 2 días, quizá ellos lo hagan 5. Si todos entrenáis 4 días, quizá ellos trabajen menos horas y duerman más. Si te comparas con alguien que vaya a las mismas clases que tú, no estarás teniendo en cuenta a qué se dedica, qué come o cómo es su metabolismo o sus  músculos. Es importante dejar de querer ser bueno, o el mejor, o el más profesional, y empezar a disfrutar con cada paso que demos, aún si es para retroceder y aprenderlos de nuevo tras haber tenido un mal día. 

¿Quieres saber más sobre nuestras actividades? Entonces, haz click aquí.

 

¡Entrena inteligentemente, trabaja duro y mantente inspirado!

 

 

Fuente: Womack & Bowman